Cómo meditar donde quieras con diferentes técnicas de relajación – Parte 2

Cómo meditar donde quieras con diferentes técnicas de relajación – Parte 2

La meditación es una práctica que nos lleva a un estado de equilibrio entre nuestro interior y el mundo que nos rodea.


Te compartimos tres meditaciones que te pueden ayudar a iniciar con esta práctica de forma fácil y placentera. Inténtalo y vive un día a día sin prisas ni conflictos.

Sentir los latidos del corazón 

  • Nos podemos sentar con las piernas cruzadas en el piso o bien sobre una silla con la espalda lo más recta posible o recargada en un respaldo firme que nos ayude a sostener la postura.
  • Cerramos los ojos y comenzar a respirar… inhalar y exhalar tratando de enfocarnos en el ritmo, sonidos y profundidad de la respiración.
  • Una vez que lo logremos, vamos a enfocarnos en los latidos del corazón. Si es necesario, podemos colocar una mano sobre éste para sentir cómo late y la otra mano dejarla sobre el regazo.
  • Tratemos de visualizar este órgano vital que es el encargado de bombear la sangre a todo nuestro cuerpo: su color, su tamaño, sus movimientos rítmicos.
  • Continuemos inhalando y exhalando relajadamente.
  • Una vez que hayamos cumplido con el tiempo que queríamos, quedémonos un minuto más sentadas y llamar a nuestros pensamientos positivos para regresar a nuestras actividades poco a poco y no de golpe.

Enfocarnos en un objeto

La llama de una vela, una flor o un paisaje pueden ser estupendos para enfocar la mente.

Registration

¡Forma parte de EverydayMe y obtén beneficios exclusivos!

Regístrate aquí
  • Dirigir la mirada hacia el objeto elegido y tenerla justo frente a nosotros, cuidando la postura del cuerpo para resistir tranquilamente el tiempo que hayamos decidido.
  • Sentadas en el piso con piernas cruzadas, o estiradas o en una silla con la espalda perfectamente recta comenzamos a contemplar aquello que decidimos enfocar la mirada, sintiendo cómo inhalamos y exhalamos tranquilamente.
  • Una vez que logremos enfocar toda nuestra atención en aquello frente a nuestros ojos y en nuestra respiración.
  • Al terminar la meditación, nos reincorporamos a la realidad y al movimiento con movimientos cuidadosos y delicados para avisarle poco a poco al cerebro que hemos terminado de meditar y es hora de regresar a la cotidianeidad.

Conteo hacia atrás 

  • De preferencia este ejercicio se hace sentadas en el piso con piernas cruzadas, a menos que se tenga algún impedimento, entonces será necesario recurrir a una silla.
  • Inhalar y exhalar hasta que nos sintamos en calma total y la mente esté libre de otras ideas.
  • Podemos cerrar los ojos o mantenerlos entreabiertos.  
  • Comenzar lentamente el conteo a partir de 50 e ir disminuyendo.
  • Con cada inhalación y exhalación va un número, es decir vamos contando: inhalo 50; exhalo 49; inhalo 48; exhalo 47 y así sucesivamente hasta llegar a 0.
  • Al terminar repetimos un mantra, una oración positiva, un decreto o un simple ¡gracias! Para cerrar armónicamente la meditación y nos levantamos tranquilamente para regresar a nuestras actividades.

Los expertos recomiendan que siempre meditemos a la misma hora, en el mismo lugar y de la misma manera para logar mayores beneficios y percibir claramente los cambios.

Para iniciar con nuestra práctica es válido probar técnicas, horarios y lugares hasta encontrar el que mejor nos hace y a partir de ese momento adoptar una rutina más ordenada. Lo importante es empezar con determinación y contemplando que será una práctica para el resto de nuestra vida.


  Para escribir un comentario por favor inicia sesión