Consejos para no sufrir por amor

Consejos para no sufrir por amor

Para los adolescentes, las rupturas amorosas pueden parecer el fin del mundo. Como mamás debemos estar ahí para ellos. Te decimos cuál es la mejor manera de apoyarlos.


Al igual que con tantos otros aspectos de la cada vez más independiente vida de tus hijos adolescentes, ya no eres requerida para “darles un beso y hacer que se sientan mejor” cuando sus sentimientos son lastimados. Sin embargo, esta podría ser la clase de ocasión en que tu hijo o hija se queda en casa más tiempo, deseando evitar a su ex y buscando algunas comodidades que le son familiares y se sienten mucho más permanentes. Ya sea que tu relación con ellos sea buena y hablen de todo, o que rara vez hablen de los temas del corazón, aquí hay algunas cosas que debes tener en cuenta cuando sufren una decepción amorosa.

Nunca es divertido cuando alguien termina con nosotros, pero con frecuencia una separación también es dolorosa para la persona que terminó la relación, especialmente si la causa fue no estar segura de los sentimientos del otro (¿no hemos pasado todas por ahí en algún momento de la vida?). Ten esto en mente, sin importar cuál sea el predicamento actual de tu adolescente.

No es tu drama. Debes mostrarte comprensiva, escuchar y ofrecer algunas palabras de apoyo y que le den seguridad cuando sea necesario, pero no hay necesidad de aparentar que estás tan devastada como ellos.

Registration

¡Forma parte de EverydayMe y obtén beneficios exclusivos!

Regístrate aquí

Si conociste a su ex durante los meses o hasta años que estuvieron juntos, no te preocupes mucho por comentar cómo te sientes tú. Puedes hablar con tacto y honestidad sobre el hecho de que compartes los sentimientos de tu hijo, pero evita decir cosas como: "De todos modos nunca me cayó bien", o como “Oh, pero era tan agradable”. Todos tenemos amigos adultos a quienes hemos dado ánimos con frases como “No era para ti" ¡sólo para quedar como tontos cuando esa persona vuelve con su ex! ¡Y recordarle a tu hija o hijo qué agradable era su ex tampoco va a ayudar mucho!

No subestimes los sentimientos de tu adolescente. Tal vez pienses que hay muchas otras personas que podrá conocer, pero no lo digas en voz alta. Recuerda cuando tú eras adolescente - cuando te ponía nerviosa algo tan insignificante como estar en el mismo autobús con alguien que te gustaba - y reconocerás los extremos altibajos que probablemente está sintiendo tu hijo.

Si tu hijo quiere hablar, escucha con atención. No te apresures a ofrecer cientos de soluciones ni trates de arreglar las cosas. En lugar de eso comparte tus propias experiencias. No necesitas entrar en demasiados detalles, pero recordar tus propios rompimientos de adolescente te ayudará a comunicar mejor el hecho de que entiendes lo que está pasando.


  Para escribir un comentario por favor inicia sesión